Web barata

Web barata o web cara... Personalmente no me gusta gastar el dinero sin una razón clara para ello. Por eso antes de hacer una inversión suelo informarme todo lo que puedo. Éste sería el objetivo de mis próximas reflexiones: Darte razones para elegir cuánto dinero gastarte en tu web.

 

Mi caso ¡no te rías!

Hace años, en uno de mis negocios debía decidir el cambio de web. Con ilusión, paciencia y meses de trabajo, porque la página era muy extensa, elaboré los contenidos escritos, mi menú ideal, el diseño aproximado que necesitaba, las fotografías... Con toda la información me fui a mi informático y trabajé codo con codo la web. La web es mi imagen. La verían en todo el mundo, en dos idiomas, y debía causar una buena impresión a quien no me conociera, porque mi objetivo era vender. El resultado aparente fue muy satisfactorio. Compañeros de trabajo y amigos me felicitaron: "¡Es preciosa! ¡Sí que has trabajado! ¡Yo no sabía que tenías tanto producto! ¡Enhorabuena!"

Sin embargo transcurrían los días. Y con mi antigua web barata a veces llamaba algún cliente para comprar, pero con la nueva ¡no llamaba ni uno! Desesperación absoluta. ¡¡¿Qué pasaba?!!

Web barata

Investigué. Y me enteré de que Google había cambiado la forma de posicionar los resultados de búsqueda de los usuarios. Donde antes salíamos los primeros ante una pregunta por mis productos, ahora no existíamos. Y Wikipedia, un par de diccionarios y algunas noticias relacionadas estaban en primeras posiciones.

Google había modificado su famoso algoritmo de búsquedas y el mundo estaba cambiando. Yo había invertido una fortuna (que no era dinero malgastado) en mostrar un buen aspecto y diseño. E incluso un buen contenido, pero no había considerado al intermediario entre mi negocio y mi cliente. Desconocía la voluntad del buscador.

El problema: No había gastado ni un euro en lo que podríamos llamar la arquitectura de posicionamiento.

La solución a mi caso

En  ese momento el mundo del posicionamiento era casi ciencia ficción en España. Hice dos cursos impartidos en Madrid por empresas de formación autorizadas por Google (el mayor buscador del mundo con bastante diferencia). Y estaba rodeado de informáticos que, como yo, no sabían qué pasaba. Así que investigué qué pedía Google en ese momento para posicionar bien una web. Y comencé a incorporar a mi página todos los elementos posibles para lograr un buen Posicionamiento natural SEO.

Puesto que conseguir el mejor Posicionamiento SEO tardaría unos meses, hice una campaña de anuncios barata, pero efectiva. Por lo que logré rápidamente el mejor Posicionamiento de Anuncios (SEM). Todos los días revisaba mis herramientas. Las visitas a la web empezaron a aumentar. ¡Ya era visible! Al mismo tiempo abrí determinadas redes sociales. Hice pruebas para saber cuáles eran las redes sociales más adecuadas para mi negocio y para conocer qué tipo de noticias publicar, frecuencia, cómo contarlas. Leí, hice cursos... Mis visitas seguían aumentando y los clientes empezaban a hacerme pedidos.

Podría contar mas detalles. Pero la solución a mi caso fue invertir mucho tiempo y un poco de dinero en algo más que el diseño de mi web. Es decir, en el Posicionamiento SEO, en campañas de Adwords y en anuncios en redes sociales.

¿Web barata o Web cara?

Y revisamos la pregunta. Es absurdo comprarse un coche espectacular y no ponerle ruedas. O ponerle ruedas y no sacarlo del garaje. Haber gastado todo el dinero en el coche y no tener dinero para el seguro o una reparación. La primera razón por la que compramos un coche es para conseguir desplazarnos, pero el número de caballos o su belleza es secundaria.

El equilibrio en la inversión en la web es primordial. Hemos de reservar una parte de nuestro presupuesto para acciones dirigidas a que vean la web los clientes o usuarios que no nos conocen. De lo contrario no tenemos una web, sino una tarjeta de presentación que hemos de ir enseñando cliente por cliente: "Buenos días; soy de Reparaciones Antonio, entre en mi web www.rep-ant.com, aquí en mi tarjeta, y verá lo que vendo". ¡Para eso no hace falta Internet, sólo piernas!

Conclusión

Lo  importante no es una web barata o gastar mucho dinero, sino que cumpla su función. Obtener las primeras posiciones en los buscadores y que las redes sociales convenientes hablen de ella. De esa forma transformaremos las visitas en contactos y los contactos en ventas. Lo prioritario es invertir en posicionar la web y que venda. El diseño se puede ir cambiando.

Nosotros lo tenemos claro: No queremos muchos clientes, sino una relación larga contigo. Contacta y conócenos.

¡O mejor, llama al: 627596574!

Fernando Grau

Ticmarketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *